Las zonas de libre comercio en comparación con los depósitos aduaneros

Llya CamposAlmacenes, ImportacionesLeave a Comment

Las cadenas de suministro son complicadas. Este es un hecho de la vida que aceptamos en la industria de transporte. Los proveedores, fabricantes, transportistas y profesionales de logística tienen que tomar en cuenta mucho más, que solo la parte de transporte de los viajes de sus productos. Quizás el otro factor más grande en el manejo de la cadena de suministro está relacionado con el almacenamiento y la distribución

El transporte internacional cambia el juego

Los que están en el campo pensarían que no hay mucho que discutir. Construir un almacén o rentar un espacio existente, dejar su mercancía y seguir. En realidad, hay muchas más decisiones que los transportistas deben evaluar con respecto al uso del almacén para optimizar su tiempo y ahorrar dinero. El continuo aumento en el comercio internacional solo solidifica la importancia de esta aseveración. Cada vez más las empresas están fabricando bienes en China o en otros países del este asiático y los envían a algún otro lugar para su ensamblaje o almacenamiento y después, finalmente los envían a distintos países a lo ancho y largo del planeta.

Este complicado sistema hizo que los transportistas enfrenten todo tipo de problemas. Sacando cuentas sobre dónde es más económico fabricar, ensamblar y desensamblar, organizar, seleccionar, distribuir, almacenar y vender productos es lo suficientemente difícil como para darle a cualquiera un dolor de cabeza, y eso mucho antes de tomar en cuenta los costos de trasladar carga entre todos estos lugares.

Las Zonas de Libre Comercio ahorran costos con menos restricciones

Ingreso a la zona de libre comercio. Abreviadas en inglés “FTZ”, estas regiones especiales se han convertido en la salvación para muchos transportistas internacionales. Resulta interesante observar que una FTZ en Estados Unidos técnicamente no se considera parte de los Estados Unidos y lo mismo sucede para esas zonas en cualquier otro país. Claro está, esto no quiere decir que las FTZ están sujetas a un caos anárquico, que carece de supervisión de un gobierno que las rija. Pero sí significa que brindan unos beneficios atractivos a los transportistas conscientes del presupuesto.

Por ejemplo, la mercancía que ingresa a una FTZ en Estados Unidos no está sujeta a inspección aduanera cuando ingresan a la zona, solo cuando la abandonan. Además, los transportistas no tienen que suministrar una fianza para almacenar sus productos en una FTZ, tampoco tienen que pagar impuestos por su carga (salvo que tengan planificado distribuirlos en Estados Unidos para el consumo). Los transportistas pueden almacenar productos del exterior e internos en una Zona de Libre Comercio y ningún tipo de envío está sujeto a impuestos (de nuevo, salvo que se tenga previsto que los productos nacionales se vayan a distribuir en el país).

Las empresas cuyos productos requieren muchas fases de fabricación y ensamblaje también pueden aprovechar las Zonas de Libre Comercio. Pueden fabricar bienes en la TLZ sin pagar impuestos por material de desecho u otros costos asociados como mano de obra o gastos generales. Lo que es más, solo tienen que pagar impuestos por la mercancía importada o el producto terminado, ¡lo que sea más económico! No solo eso, los fabricantes pueden efectivamente escoger si pagar o no tarifas cuando los bienes ingresan o dejan el almacén y, de nuevo, las empresas suelen escoger cuál método les garantizará el precio más bajo.

El listado de ventajas para las FTZ no se detiene ahí; las empresas pueden almacenar bienes por un período de tiempo ilimitado en estas zonas y pueden efectuar un número casi ilimitado de acciones en la región, incluyendo seleccionar, destruir, limpiar, optimizar, mezclar, etiquetar, ensamblar, fabricar, exhibir, vender y reempacar sus productos. Los profesionales de logística tienen el control de su mercancía durante las 24 horas, trasladando los productos dentro y fuera de la zona con solo algunas restricciones.

¿Por qué alguien escogería un depósito aduanero?

Es fácil ver porqué muchos transportistas internacionales están optando por una Zona de Libre Comercio para ahorrar costos en su cadena de suministro. Florida impulsa a más de 20 FTZ, incluyendo varias en Miami, pero ¿qué alternativa hay? Obviamente no todo el mundo utiliza las Zonas de Libre Comercio para sus necesidades de distribución. Los transportistas deben sopesar los pros y contras de operar en estas zonas medio independientes y en algunos casos les pudiera parecer que es más sencillo adherirse a los depósitos aduaneros tradicionales.

Los depósitos aduaneros operan en suelo estadounidense y bajo la jurisdicción de los Estados Unidos, por lo que es lógico que estén asociados a los costos, impuestos y tarifas aduaneros típicos. Los transportistas solo pueden colocar mercancía foránea, importada de otros países en un depósito aduanero y están mucho más limitados en el control sobre esos productos. Por ejemplo, no pueden fabricar, ensamblar ni exhibir mercancía en los depósitos, solo pueden limpiar, reempacar y seleccionarla bajo supervisión aduanera. Es importante señalar que el servicio aduanero básicamente tiene el control de la mercancía almacenada en un depósito aduanero, por lo que los transportistas solo pueden tener acceso a sus productos durante horas hábiles regulares.

Cuando los depósitos aduaneros son una alternativa inteligente

Pareciera que los depósitos aduaneros traen demasiadas restricciones y alarmas, pero los transportistas que no tienen previsto vender mercancía a nivel interno no se benefician mucho de utilizar Zonas de Libre Comercio. Los beneficios de las FTZ aplican a aquellos envíos que posteriormente terminan en otro país para su venta. Los transportistas que confían fuertemente en el mercado nacional tendrán que estudiar los pros y los contras de los depósitos aduaneros ¡y aprender a tratar con los funcionarios aduaneros de forma adecuada!

Afortunadamente hay cientos de miles de depósitos aduaneros en el condado de Dade en Miami. Esto significa que los embarcadores que transportan mercancía fabricada hacia los Estados Unidos provenientes de otros países tendrán espacio más que suficiente para almacenar su mercancía. Siempre y cuando operen en un cronograma eficiente, solo tendrán que mantener su inventario en un almacén por un corto período de tiempo. Claro está, mientras más pronto coloquen su mercancía en la ruta y en las manos de sus ansiosos compradores, ¡mayor dinero podrán ganar!

Llya Campos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *