Transportistas se vuelven ecologistas para salvar el planeta y sus ganancias

Nelson CabreraEnvíos marítimos, Envíos marítimos2 Comments

Auriga Leader by NYK Line

Al pensar en emisiones de carga y en volverse ecologista, el transporte es una de las primeras industrias a quien culpar. Los defensores del medio ambiente han hecho énfasis desde hace tiempo en nuestra dependencia en los automóviles y aviones como principales culpables en nuestra guerra involuntaria contra el ecosistema. Ciertamente, los aviones, ternes y automóviles tienen un papel crucial, pero a este grupo le falta a una forma crucial de viajar: los barcos. Con excepción de los viajeros que toman cruceros, la mayoría de la gente ya no se desplaza por barco. He ahí porqué los buques pasan inadvertidos tan fácilmente. Pero las líneas trasatlánticas masivas y los buques de carga son la elección más popular para los barcos internacionales y su papel en el transporte trasatlántico solo ha aumentado en años recientes.

Salvar dos pájaros con una sola revolución

Going green revolutionLos viajes por mar ofrecen ventajas específicas en los transportes, que incluyen la capacidad de transportar cantidades realmente masivas de carga en un solo viaje. De hecho, los transportistas más grandes ahora pueden transportar más de 18.000 contenedores a la vez. Pero también hay dos limitaciones importantes: el costo y el consumo de energía. Afortunadamente, algunos de los pensadores más creativos de la industria han asumido el reto de atender ambos problemas de una sola vez. Para estos innovadores volverse ambientalistas es una inversión muy diversa.

Según la Organización Marítima Internacional, los transportes globales representan aproximadamente   3 % de las emisiones de gases nocivos a nivel mundial. A primera vista eso parecería una cantidad insignificante, pero si se considera la tasa fija de crecimiento de la industria transportista y la extrema toxicidad de los trasatlánticos, que queman combustible de bajo octanaje y emiten enormes cantidades de sulfuro, la importancia de una “Revolución Verde” queda clara. Para ponerlo en perspectiva, se calculaba que los 15 buques más grandes en el 2009 estaban emitiendo la misma cantidad de gases invernadero que 760 millones de automóviles. Así la cifra no luce tan insignificante.

Asumir la responsabilidad

Entonces ¿Qué puede hacer la industria? Algunos cambios más obvios ya están en camino. Por ejemplo, Maersk, uno de los actores más grandes del juego, ha comenzado a diseñar sus barcos de forma más eficiente. Esto significa construir buques que alojen mayor carga y hagan menos viajes, apoyarse más en máquinas eficientes, y utilizar sistemas de recuperación del calor residual que puedan recortar costos a largo plazo.

Vindskip by Lade AS

Photo credit: ladeas.no

Pero aunque estas soluciones sirven como un paso hacia la dirección correcta y ofrecen un ahorro en los costos y beneficios para salvar el medioambiente, no son suficientes. Para lograr que la industria se vuelque hacia un negocio consciente del medioambiente será necesario transformar nuestra forma actual de pensar. Afortunadamente, hay muchos diseños que ya están en camino. Por ejemplo, la empresa danesa Dykstra está haciendo esfuerzos por construir un buque carguero híbrido con baterías de sal, mientras que otros han postulado hacer que todo el barco se convierta en un buque de vela. El Vindskip (o “buque de viento” en noruego) está diseñado ergonómicamente para captar la energía del viento de la misma forma que un velero tradicional. Aunque todavía está en período de diseño, el emprendedor detrás de su diseño alega que este barco de vela de avanzada “podría producir ahorros de combustible de 60 % y reducciones de emisiones de hasta 80 %.

Las mentes creativas piensan en grande

Otras inversiones en energía natural incluyen barcos impulsados por energía solar que podrían ser tan efectivos que casi parece increíble que los constructores no hayan empleado este método desde hace años. Después de todo, el océano atrae una gran cantidad de luz solar y está sensiblemente libre de obstrucciones. Los días nublados y los poblados horizontes que hacen inefectivo el uso de los paneles solares en algunas regiones pobladas de la tierra no tendrían el mismo peso en mar abierto.

Auriga Leader by NYK Line

Auriga Leader by NYK Line

Uno de estos barcos, el M/V Auriga Leader actualmente está atracado en Long Beach, California (¡justo en el Estado Dorado!). El trasatlántico luce un “impresionante traje de paneles solares”, 328 para ser exactos, y generan la principal red eléctrica del barco. La NYK Line, empresa de transporte japonesa detrás del proyecto solar espera revestir muchos más barcos en una movida con miras a reducir la dependencia de la industria de combustible sucio limpiando también nuestras vías respiratorias. Aunque los paneles solo producen un 10 % del total de las necesidades de Auriga, hay mucho que celebrar. Los barcos utilizan una increíble cantidad de energía, incluso estando atracados y el mayor de los tanqueros de petróleo consume hasta 8 megavatios justo mientras bombea petróleo fuera del barco. Ocho en vez de nada no significa necesariamente la salvación, ¡pero esa cifra es el equivalente de 5.500 hogares! En estos casos, una reducción del 10 % en el uso de energía podría tener un impacto real. [VIDEO] Entérese más sobre las innovaciones de Auriga Leaders.

Otras innovaciones potenciales incluyen una línea de buques impulsados por gas natural licuado (GNL), las impresoras en 3D pueden construir de forma rápida y eficiente partes e incluso, una pintura de “baja fricción”. Esta pintura única se asemeja parcialmente a la piel del atún (y, de hecho, estos peces fueron la musa para su invento), y actúa como una membrana que hace que los barcos sean extremadamente resbaladizos. Los barcos que corten a través del agua con menor resistencia requerirán menos energía para operar y se moverán con mayor rapidez. También hay una serie de tácticas para lubricantes en la mesa de diseño, incluyendo una serie de ventiladores que soplarán burbujas hacia el fondo del casco del barco y ayudarán a que se mueva con menor esfuerzo a través del agua.

El factor humano

Por último, algunos ejecutivos han considerado la necesidad de cambios en la conducta en los corredores marítimos. Por ejemplo, además de evocar varios nuevos diseños, los transportistas podrían poder salvar el medio ambiente con solo desacelerar. Las investigaciones sugieren que bajar la máxima velocidad en solo dos nudos (de 18-19 nudos, en promedio) podría producir un ahorro de 5 % tanto en dinero como en las emisiones. Claro está, la compensación es que los consumidores tendrán que transarse por tiempos de entrega más largos, pero a largo plazo valdrá la pena. Instaurar límites de velocidad en las rutas internacionales requerirá un poco inversión a corto plazo y las empresas transportistas podrían ver beneficios casi de inmediato.

Ship telegraph set to slow speed

Ruth Kelly, quien actualmente es la Secretaria de Transporte para la Gran Bretaña, considera que esta serie de aspectos ambientales es el reto “más urgente y grave” para la industria. Asimismo, Marlyn Williams, activista de larga data para “Friends of the Earth” señaló que a pesar de nuestra preocupación por los viajes por aire y tierra, el papel de los barcos en el cambio medioambiental se está volviendo “cada vez más significativo”. Kelly y Williams han apoyado directrices de emisiones e incentivos de reducción en Bretaña y si esa legislación resulta exitosa, es probable que se extienda a otros países. Por último, la Organización Marítima Internacional puede tomar el liderazgo al establecer un listado de directrices que tengan un impacto global.

Hasta los momentos, estas nuevas ideas innovadoras han llegado a todo el orbe: las empresas de Asia, Europa y Norteamérica parecen considerar que vale la pena colaborar con esta causa. Cada paso tiene un distinto nivel de plausibilidad y eficacia, pero el hecho de que tantos negocios estén dispuestos a gastar en el medioambiente para proteger el ecosistema hace que la realidad sea clara: ¡Vale la pena invertir en el futuro de nuestro medioambiente!

¿Cuál es su innovación preferida de los buques de carga? ¿Volveremos a ver un barco carguero totalmente impulsado por paneles solares o por viento? ¡Háganos saber su opinión a continuación!

Nelson Cabrera
Nelson leads global business development efforts within ShipLilly and has been featured as a logistics expert in numerous publications, including SupplyChainBrain, The Bulletin Panama, Logistics Management, and the Miami Herald.

2 Comments on “Transportistas se vuelven ecologistas para salvar el planeta y sus ganancias”

  1. Avatar
    Elrese Penna

    I am looking for a stable freigter ship which carries passengers as well, leaving from the east cost of USA to Rio de Janeiro/Brazil.
    Plase, answer me as soon as possible. Thank you very much.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *