¿Qué está causando las altas tarifas de envío en un mercado deprimido?

Victor NunezEnvíos marítimos, General, Tarífas de EnvíoLeave a Comment

Cuando Maersk dio a conocer sus estadísticas de resultados trimestrales, muchos se preguntaron por las elevadas tasas en un mercado deprimido. Este artículo ofrece una posible explicación. En términos puramente globales, la demanda de mercancías enviadas todavía no se ha disparado tras la pandemia del Covid-19. Sin embargo, las tarifas de transporte son altas y siguen aumentando. 

La respuesta a este rompecabezas es el hecho de que los patrones de demanda en zonas de gran actividad, como Estados Unidos, son diferentes de la media mundial. El aumento de la demanda de compras en línea en EE.UU. puede compensar con creces la reducción de la demanda debida a la pandemia. Además, el sector se enfrenta a retos operativos como el aumento de la congestión.

Ha habido casos muy sonados de buques que se han retrasado o han quedado completamente atascados. Uno de los incidentes más notorios ocurrió en el Canal de Suez, provocando un importante caos en el sector. La demanda en Estados Unidos está impulsada por una inyección de fondos de estímulo y ahorros acumulados. Además, ahora hay una preferencia por las compras en línea, lo que inevitablemente implica el transporte marítimo.

Aumento de la demanda mundial de contenedores

A medida que el comercio electrónico se afianza, ha aumentado la necesidad de espacio para el transporte de contenedores. Esta demanda ha inspirado al mercado a subir los fletes. Las tarifas al contado también están subiendo debido a las decisiones operativas y a unas perspectivas que aún no están claras para el sector del transporte marítimo. 

Según el informe de Maersk, el segundo trimestre de este año indicó un incremento de la demanda mundial de contenedores del 2,7% en comparación con el segundo trimestre del año anterior. Curiosamente, ese fue un momento en el que la pandemia de Covid-19 aún no había alcanzado su cenit en términos de cambio en la industria del transporte marítimo.  

Las estadísticas de la demanda resultan más interesantes si se comparan con el aumento de los fletes (incluidos los spot y los contractuales). Maersk reveló un incremento medio del 63% desde el segundo trimestre del año anterior hasta el segundo trimestre de este año. La unidad equivalente de cuarenta pies se cobraba 1.868 dólares por FEU anteriormente en 2019, pero ahora se cobra 3.038 dólares. 

The demand statistics are more interesting when compared to the increase in freight rates (including spot and contract). Maersk revealed an average increase of 63% from the second quarter of last year to the second quarter of this year. The forty-foot equivalent unit was charged $1,868 per FEU previously in 2019, but is now charged $3,038.

Un aumento de la demanda tan relativamente manejable no debería causar los problemas que estamos viendo. A falta de otras explicaciones plausibles, los expertos han implicado un renovado auge de la demanda en Norteamérica. Curiosamente, este auge no se ha reflejado plenamente en otras partes del mundo, por lo que está sesgado. Otros sugieren que el principal problema es la capacidad del sector del transporte marítimo, que no se ha puesto al día con las realidades del mercado.

Impacto de la congestión en la capacidad efectiva

Estos retos operativos se ven agravados por la congestión que frena la capacidad efectiva. Los retrasos suelen producirse tanto en el tránsito como en los puertos, de ahí que se produzcan importantes retrasos antes de que la mercancía pueda llegar al cliente final. La COVID-19 ha puesto a prueba la capacidad operativa en términos de personal. Sin embargo, el crecimiento de la flota que debía hacer frente a estos problemas no puede compensar el personal muerto, enfermo o ausente. 

Muchos proveedores informan de que los equipos están totalmente atados para el futuro inmediato. Por ejemplo, Maersk emitió un aviso a los clientes con el llamativo titular:  «Se necesita ayuda crítica: la congestión aumenta». Era una llamada a la acción para que los clientes aumentaran la velocidad de devolución de los equipos tras su uso. Sus previsiones anticipan un aumento de la demanda durante este año y el próximo. 

Many suppliers report that equipment is fully tied up for the foreseeable future. For example, Maersk issued a notice to customers with the eye-catching headline, «Critical help needed: congestion increases.» It was a call to action for customers to increase the speed of returning equipment after use. Its forecasts anticipate increased demand this year and next.

Muchos proveedores informan de que los equipos están totalmente atados para el futuro inmediato. Por ejemplo, Maersk emitió un aviso a los clientes con el llamativo titular: «Se necesita ayuda crítica: aumentan los atascos». Era una llamada a la acción para que los clientes aumentaran la velocidad de devolución de los equipos después de su uso. Sus previsiones anticipan un aumento de la demanda este año y el próximo. 

La evolución de los picos de tarifa en el transporte marítimo

Las presiones de la demanda se han achacado a los cambios en los patrones de consumo en EE.UU., al convertirse el comercio electrónico en una opción popular. Los retrasos y la escasez de capacidad han añadido su propio efecto dominó. Algunas empresas se enfrentan a contratiempos operativos. En general, la inversión en construcción naval es escasa en comparación con la demanda. 

El auge de Estados Unidos ha cogido desprevenido al sector del transporte marítimo. Algunos han respondido desplazando los buques y contenedores a diferentes rutas para aprovechar su flexibilidad. Sin embargo, los puertos son estáticos y los retrasos en ellos deben ser absorbidos como un peligro operativo. Hay espacios ferroviarios y de vías vacíos, pero no donde se necesitan en EE.UU. 

Acontecimientos como el bloqueo del Canal de Suez y el cierre de Yantian en China no han ayudado a esta situación. Más preocupantes aún son los rumores de que la variante Delta del Coronavirus está causando estragos en China, lo que no hace sino aumentar la perspectiva de más escasez de personal. Prácticamente todo lo que podía ir mal ha ido mal. No obstante, existe el optimismo de que la industria se recuperará de esto.

Estos problemas son sólo temporales

El COVID-19 se está gestionando de forma lenta pero segura en todo el mundo, lo que hace albergar la esperanza de una nueva normalidad tolerable para el sector marítimo. La resistencia de la industria significa que puede capear el temporal por ahora. Se prevé que para 2022 la congestión se reducirá considerablemente y que esto reequilibrará las tarifas al contado.

Los movimientos extremos en las tasas a corto plazo significan que existe la posibilidad de que la autocorrección sea más rápida y amplia de lo que muchos preveían. La base es un programa de vacunación que reduzca las muertes por COVID-19. Hay que trabajar en los fundamentos del sector, incluida la mejora de la gestión de la capacidad mediante la consolidación de los transportistas. Es poco probable que se reproduzca el antiguo mercado. El impacto del COVID-19 ha sido simplemente demasiado grande como para revertirlo por completo. 

Finalizar

La demanda norteamericana de comercio electrónico (y, por extensión, de servicios de transporte) está provocando una subida de los precios al contado. Y ello a pesar de la disminución general de la demanda en todo el mundo. Debido a la ineficacia y los contratiempos operativos, el sector se encuentra ante un efecto dominó de retrasos y costes. Dado que la pandemia de COVID-19 se está gestionando lentamente, algunos expertos predicen que estos problemas sólo serán temporales.

Victor Nunez on Email
Victor Nunez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *