OMI 2020: El Costo De Un Mejor Futuro

Ashley Boroski MendozaEnvíos marítimos, General, Noticias de la industriaLeave a Comment

En toda la industria, uno de los temas más frecuentes es el de la «regulación de la OMI» para el próximo año 2020. Por supuesto, este es un término que se ha abierto paso en la industria durante años, y las personas no necesitan ser ávidas en la búsqueda de noticias de logística marítima para  darse cuenta de ellas. Pero hay una gran diferencia entre reconocer el término como algo asociado con la industria y saber lo que realmente significa. Más allá de eso, comprender cómo la regulación de la OMI afecta su cadena de suministro es un concepto completamente diferente.

El OMI 2020 es uno de los cambios más críticos en el envío marítimo en la historia reciente, y tendrá impacto en múltiples industrias. A medida que la fecha de implementación se acerca cada vez más, es esencial comprender lo que esta nueva regulación tiene para usted y cómo le afectará como transportista.

 

¿Qué es el Reglamento OMI 2020?

El OMI es un nuevo conjunto de normas establecidas por la Organización Marítima Internacional. Entrará en vigor a partir del 1 de enero de 2020, y cuando lo haga, todas las emisiones de azufre para los buques marítimos serán limitadas. La relación actual es 3.5% masa por masa o m / m, pero en el 2020 esa cantidad caerá a 0.5% masa por masa.

La OMI ha ofrecido su explicación de cómo se debe desglosar esta regulación y ha estipulado que el tipo principal de petróleo búnker que se utiliza para los buques es un combustible muy pesado que se toma de los derivados de la destilación del petróleo crudo. Este petróleo crudo contiene una gran cantidad de azufre que, durante el proceso de combustión dentro del motor, aumenta la cantidad de emisiones.

Este combustible de búnker, también conocido como gasóleo pesado, requiere la purificación del petróleo crudo mediante calentamiento y posteriormente enfriamiento, se extraen hidrocarburos como el diésel y la gasolina. El aceite residual que queda mucho tiempo después de que se complete este proceso se conoce como aceite de búnker. Eso es lo que se utiliza para impulsar todos los buques de envío en la industria. A medida que se quema el combustible, se emite azufre a la atmósfera en forma de un subproducto dañino. El problema con la industria naviera es que un estado individual no gobierna los vastos océanos, por lo que es difícil supervisar la regulación de la contaminación marítima. Pero desde 1973 se estableció un acuerdo internacional para prevenir este tipo de contaminación. Más de 155 países han ratificado esta convención desde entonces. Es por esto que los nuevos límites a los óxidos de azufre se han ajustado continuamente desde 2005.

Ciertas áreas de control de emisiones tienen requisitos más estrictos para las emisiones de envío donde el límite de azufre no será 0.5% sino 0.1%. Cualquier embarcación que opere dentro de estas áreas de control de emisiones debe cumplir con las restricciones más bajas sobre las emisiones de óxido de azufre, actualmente el Mar Báltico, el Mar del Norte, Estados Unidos. El Mar Caribe y las áreas costeras a lo largo de los Estados Unidos y Canadá caen bajo estas áreas de control de emisiones.

 

Métodos de cumplimiento del Reglamento

Actualmente, cada año se utilizan más de cuatrocientos millones de toneladas de combustible para alimentar buques de carga, y los propietarios de barcos ahora tienen que encontrar métodos de combustible alternativos. Existen tres métodos aceptados que pueden usarse para cumplir con las regulaciones.

 

Demanda de LSF

El combustible con bajo contenido de azufre como el gasóleo marino es uno de los combustibles de más alta calidad que se puede encontrar en el mercado hoy en día. Tiene una concentración muy baja de azufre, pero es más costosa que los depuradores. Los principales productores de petróleo han creado tipos de mezclas más nuevos y más baratos que cumplen con los nuevos requisitos de azufre. Pero hasta ahora las pruebas sugieren que las mezclas más modernas de petróleo no son 100% estables y la baja disponibilidad revela que es poco probable que los buques estén equipados con combustible con bajo contenido de azufre de inmediato. El cambio a un combustible con bajo contenido de azufre probablemente será el más popular tan pronto como las regulaciones entren en vigor dada la falta de instalaciones de depuración.

 

Demanda de GNL

El gas natural licuado es una de las alternativas más ecológicas y reducirá las emisiones de azufre en más del 90%. Este es el combustible de elección para cuatro grandes buques construidos en los últimos cinco años. Estas embarcaciones pueden operar en cualquiera de las áreas de control de emisiones sin cambiar su combustible actual. Sin embargo, no todos los buques de envío están equipados para utilizar gas natural licuado, lo que significa que la disponibilidad es limitada en términos de alcance.

La construcción de vehículos a gas natural licuado costó $ 5,000,000 más en comparación con los buques alimentados con petróleo, que son efectivamente el mismo costo de la instalación de depuradores.

 

Demanda de depuradores

Los depuradores son una forma de limpiar los gases de escape. Estos sistemas de limpieza se ajustan a los recipientes que transportan y queman combustible pesado. Estos sistemas limpian las emisiones antes de ser liberadas a la atmósfera, lo que se hace mediante la introducción de agua alcalina para reducir el óxido de azufre. Hay preguntas actuales sobre la sostenibilidad dado el hecho de que el agua se usa en el proceso de tratamiento y que el agua finalmente se libera al mar. La OMI no regula los depuradores, y ciertos países los han prohibido por completo como China. En este momento hay pedidos de más depuradores en un intento de cumplir con las nuevas regulaciones, pero el número total de solicitudes que han sido vistas por las empresas de consultoría energética sigue siendo solo una fracción del número total de buques marítimos que están actualmente en el mar. El alto costo de instalación es un elemento disuasorio significativo. La instalación de depuradores puede costar entre $ 2000000 y 6 millones de dólares por embarcación según la antigüedad del barco, el tamaño y el tipo.

 

Cómo los transportistas pueden prepararse para la OMI 2020

Los cargadores pueden prepararse para cumplir con esta nueva regulación, gestionando mejor los envíos para evitar la mayor interrupción potencial de la cadena de suministro. Es muy probable que los recargos de bunker difieran entre las diferentes rutas comerciales, como el Pacífico o el Atlántico, por lo que depende de usted analizar sus rutas comerciales anuales y descubrir dónde puede optimizar los costos para compensar los costos asociados con el cumplimiento. Si realiza envíos durante una temporada alta, debe planear todo para poder obtener un aumento general de la tarifa de temporada, según se indica con anticipación. En general, las regulaciones de la industria pronto entrarán en vigencia, por lo que es imprescindible comenzar a planificar desde ahora.

Ashley Boroski Mendoza on EmailAshley Boroski Mendoza on LinkedinAshley Boroski Mendoza on Twitter
Ashley Boroski Mendoza
Ashley has worked in the George W. Bush Presidential Administration in both the White House and DHS. She later worked as a policy advisor in the Senate and representing top retailers to the federal government at the premier retail trade association. Currently, she is the Head of Business Development at ShipLilly ensuring exceeded growth annually.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *