Los Nuevos Decretos Presidenciales sobre Comercio Ejecutivo y sus Efectos sobre Los Transportistas

Nelson CabreraEnvíos marítimos, General, GeneralLeave a Comment

El Presidente de Los Estados Unidos ha realizado dos decretos en el comercio que tendrán efectos importantes en la industria del transporte internacional. La intención del decreto es atacar el déficit de comercio americano; así como también, abordar algunas de los problemas antiguos que rodean el abuso de las leyes comerciales. Los dos decretos presidenciales se enfocan en la ejecución de leyes anti-dumping y aranceles compensatorios.

Los Estados Unidos han estado acusando a China (directa e indirectamente) de infringir las leyes anti-dumping. Estos decretos presidenciales fueron anunciados por la Casa Blanca justo antes de la reunión del Presidente de EE. UU con su homólogo Chino Xi Jinping.

Decreto presidencial Número 1: Anti-Dumping

El Dumping es una práctica en comercio internacional donde un país (en este caso China, país implícitamente nombrado) exporta bienes y Servicios a precios no competitivos. Estos precios por debajo del mercado hacen que los bienes fabricados en internamente (digamos EE. UU.) se quedan fuera del mercado a causa de las alternativas más económicas conseguidas en el mercado extranjero.

La estadística muestra que el déficit comercial más grande de Estados Unidos es con China, por lo que es lógico concluir que el presidente tenga en mente a China al momento de firmar el decreto. La sincronización puede ser sospechosa pero no hay duda que tiene sentido al considerar la dinámica comercial actual.

Como preámbulo de los decretos, el Presidente resalto la existencia de más de USD 2.3 billones en anti-dumping y aranceles compensatorios los cuales el gobierno norteamericano no ha sido capaz de recolectar desde el 2015. Estas cifras representan la violación de las reglas del juego y la pérdida de ingresos para el gobierno de EE. UU.  El servicio de aduanas y control de fronteras (CBP) es uno de los responsables de las ejecuciones y evasiones en esta área.

Para finales del 2016, el CBP ha confiscado más de 31.500 embarcaciones falsas con casi USD 40 billones en multas, impuestos y aranceles. Esto significa que el CBP es en efecto la segunda fuente más importante de ingresos para el gobierno de EE. UU. El decreto hace referencia a la ley de derechos de propiedad como justificación. Para los transportistas, esto significa que son responsables de algunas de las tasas y multas. Al mismo tiempo;: ellos enfrentan la posibilidad real de retrasos significativos en los puertos mientras el CBP lleva a cabo sus deberes de verificación y validación. Los importadores ahora deben prestar especial atención a las implicaciones de los decretos adicionales a las normas de procedimientos.

Decreto presidencial Número 2: Aranceles compensatorios

El Segundo problema se basa en los aranceles y algunas medidas tomadas para evitar el pago de los mismos. Considerando que el Presidente se esfuerza en subrayar la importancia del libre comercio para la seguridad y la prosperidad de su nación; también le preocupa que las disposiciones actuales pongan a su país en desventaja. El decreto busca asegurar la ejecución de las leyes existentes así como la mejora de las condiciones para el comercio internacional. En la actualidad, el déficit de comercio de bienes se encuentra por los USD 700 billones  mientras que el déficit total supera los USD 500 billones para fines del 2016.

Los decretos instruyen a varios departamentos gubernamentales a preparar un reporte Amplio sobre Déficits Comerciales Significativos para la revisión del presidente. Estos socios comerciales (países) con los que EE. UU tiene un gran déficit comercial pueden enfrentar ciertas medidas. Entre ellas la identificación de las causas del déficit, evaluación de la culpabilidad por parte del socio comercial y la examinación del impacto en la económica de los estados Unidos. De hecho, esto puede significar medidas más severas impuestas en aquellas naciones que sean declaradas culpables al promover el crecimiento de déficits comerciales con EE. UU.

Importadores Cubiertos

Una de las definiciones más importantes para la industria es el “importador cubierto”. Estas son las entidades que serán necesarios para pagar todas las facturas de responsabilidad de seguridad y multas a las importaciones. Esto podría significativamente incrementar el costo de hacer negocios en la industria de transporte internacional. Por ejemplo, puede ser necesario pagar un depósito de garantía para cubrir el gasto si el importador se encuentra culpable de dumping o de actividades compensatorias. Los mecanismos de estos depósitos de garantía incluyen bonos y una serie de medidas legales alternativas.

Un criterio de riesgo será elaborado para identificar a los importadores responsables. Existen tres criterios para determinar si el importador es un importador cubierto:

  • Si el importador está realizando la importación por primera vez
  • Si el importador tiene un histórico de no pagar los impuestos antidumping y aranceles compensatorios.
  • Riesgos generales badados en otros factores relacionados con la naturaleza e historial del importador.

Algunos se han referido a esto como una especie de Sistema de calificación crediticia en la industria de transporte internacional. Los importadores más nuevos deberán soportar ser juzgados al ser importador cubierto. Esto podría desalentar a los actores más pequeños y nuevos de la industria de tomar ventaja del mercado estadounidense. Dado el hecho de que los estados unidos es uno de los exportadores e importadores de bienes más grandes; parece ser que el cumplimiento de esto será obligatorio.

Una de las áreas aun en discusión es que si los agentes de carga con larga trayectoria o hasta NVOCCs serán sometidos a la misma evaluación a pesar de su historian. Ciertamente, este es un requerimiento adicional para ser parte de la industria y sus efectos aun no son conocidos. Aquellos que se encuentran actualmente operando en la industria o tienen deseos de ingresar a ella, deben entender como estos decretos presidenciales afectarán sus operaciones. También deben tomar precauciones e instaurar medidas preventivas correctas.

Primero que todo; los transportistas deben mantener la calma. Esta es una de las reglas que dominan el negocio de las importaciones y exportaciones. Por otro lado, deben estudiar los países de origen y destino para asegurarse que no están pasando por alto ninguna regla que les impida trabajar. Donde corresponda; los transportistas deberán aumentar sus fondos de contingencias o modificar sus contratos de seguros para estar respaldados solo por si EE. UU los evalúen como importadores cubiertos. Algunos de los costos resultantes deberán se calibrados dentro de la estructura de precios de la industria.

Nelson Cabrera
Nelson leads global business development efforts within ShipLilly and has been featured as a logistics expert in numerous publications, including SupplyChainBrain, The Bulletin Panama, Logistics Management, and the Miami Herald.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *