Los barcos de carga ofrecen una alternativa atractiva a las vacaciones tradicionales en cruceros

Llya CamposEnvíos marítimosLeave a Comment

Algunas personas adoran los cruceros. Se deleitan con la interminable lista de actividades programadas y ven en la multitud de personas una oportunidad de hacer nuevos amigos. A algunos ni siquiera les preocupa estar en un camarote del tamaño de una cajita de fósforos. Para otros, los cruceros son una experiencia infernal que evoca sentimientos de terror al pensar en los fuertes ruidos, la enorme selección de cosas por hacer sin ningún momento de descanso y la gente; gente por doquier.

Un secreto de la industria turística

Si usted se ubica en esta última categoría es posible que se sienta un poco decepcionado de que no haya forma de experimentar los beneficios de cruzar el mundo; es decir, pasar tiempo en el mar y una forma barata de ver varios países en un viaje. Pero un pequeño secreto de la industria turística es que estos tipos introvertidos y relajados sí pueden tener lo mejor de ambos mundos viajando en un barco de carga. Sí, leyó bien.

Si se anota para viajar por el mundo en un trasatlántico, es posible que sea uno de solo una docena de pasajeros a bordo. No habrán noches de bingo, nada de souvenirs con sobreprecio, y probablemente ni siquiera una piscina. En cambio, usted tendrá una tripulación amigable, deliciosas comidas preparadas al estilo del chef que esté a bordo y mucho tiempo libre para recorrer la cubierta y preguntarles a los miembros de la tripulación sobre sus experiencias en alta mar.

Una auténtica experiencia

Lo que es más, su experiencia en los puertos diferirá mucho de lo que usted vería con Royal Caribbean o, nos atrevemos a decir de Disney Cruises. La mayoría de los grandes cruceros atracan en lugares populares para turistas, lo que significa que unas pocas horas en tierra firme consistirán principalmente de oportunidades para comprar mercancía o prácticamente aseguran que usted no obtendrá una experiencia realmente “local”.

En cambio, los buques de carga tienden a atracar en puertos menos conocidos, en los que la industria turística no es tan activa. Por supuesto, algunas veces usted llegará a grandes ciudades, pero estos barcos también visitan islas y comunidades aisladas. Para el verdadero aventurero este es un sueño hecho realidad. Sin agenda ni guías de turismo, usted tendrá la posibilidad de explorar el área bajo su propio tiempo y ver realmente cómo viven los habitantes. Ya que los barcos de carga tienden a permanecer más tiempo en los puertos que los cruceros, usted también tendrá un día o más para realmente sumergirse en la cultura local, en vez de apurarse con una vasta agenda de actividades en solo unas horas.

La flexibilidad debe imperar

Aunque tal viaje parece perfecto para el tipo aventurero, también es prácticamente obligatorio que pueda “dejarse llevar”. Usted tiene que echar los planes fuera de la ventana, ya que las tripulaciones en los buques cargueros algunas veces tienen que hacer paradas no programadas u omitir algunos puertos de un todo. A final del viaje pueden haber dado un viraje significativo a su ruta programada y todo el viaje podría terminar más pronto o un poco después de lo anticipado.

Sin embargo, si usted puede manejar cierto grado de baja previsibilidad, su beneficio será una estadía que superará por mucho lo que usted esperaría de un crucero. Aunque es posible que no sienta que está viviendo en el Ritz, usted tampoco se sentirá como si estuviera en una lata de sardinas. Las habitaciones suelen ser escasas, pero cómodas, con baño privado y aire acondicionado, más potencialmente un televisor y un pequeño refrigerador. Cuando usted no esté estableciendo lazos de camaradería con los miembros de la tripulación o disfrutando de una buena comida con carne y vegetales hecha para hombres fornidos, su camarote puede ser un gran lugar para leer, escribir, tomarse algo o simplemente recostarse y relajarse.

Beneficios de las opciones interminables y grandes ahorros

La otra gran característica de los cruceros de carga es que las posibilidades son prácticamente interminables. Debido al tamaño de la industria transportista, usted puede reservar un boleto en cualquiera de los buques que viajan a cualquier número de lugares por casi cualquier cantidad de tiempo. Especialmente si usted está retirado o si tiene varias semanas libres, este tipo de viaje podría ser una gran opción.

También es una gran opción para aquellos que cuidan su presupuesto. Muchos deciden tomar cruceros porque se obtiene el “máximo provecho por la inversión” tomando en cuenta las comidas gratis y el traslado a un gran número de ciudades. Pero en un buque de carga el ahorro es mucho mayor: $135 diarios serán más que suficientes para llevarlo alrededor del mundo. Al tomar en cuenta que no hay gastos adicionales por equipaje, impuestos y tarifas, alimentos o alcohol con un recargo significativo, resulta ser un buen negocio.

Algunos consejos y sugerencias

Si hemos logrado captar su atención, hay unos cuantos consejos que nos gustaría que tome en cuenta antes de lanzarse a bordo del próximo buque carguero que vea:

  • Los ciudadanos de los Estados Unidos no pueden viajar realmente dentro de su propio país. Esto significa que los residentes de los Estados Unidos necesitan comprar un boleto en un buque que vaya directo a otro país (y no de Nueva York a Baltimore, por ejemplo).
  • Dependiendo de adónde va, pudiera necesitar vacunarse y tener un certificado médico antes de salir, ¡por lo que planifique su tiempo y dinero en este sentido!
  • Sea lo más flexible que pueda con su tiempo. Es posible que quiera llegar al punto de salida unos días antes, ya que los horarios de viajes pueden cambiar súbitamente y no querrá perder su fecha de zarpe.
  • Hablando de reservaciones, un buen lema es “mientras más temprano mejor.” Ya que los buques de carga, por lo general, solo tienen unos pocos camarotes para huéspedes a bordo, es posible que tenga que reservar hasta con 6 meses de antelación para lograr el viaje y el día de salida que quiera.
  • Existen muchas opciones para su viaje, por lo que convérselo antes de reservar si desea un boleto de ida, de ida y vuelta, o un modo de viaje segmentado.
  • Además de llevar su pasaporte, también necesitará un seguro de viajes con cobertura de evacuación médica.
  • Lleve bastantes de libros y DVD, y si no los quiere al abandonar el barco, déjelos para el próximo viajero. Así comienza una gran tradición de huéspedes que pasan sus pertenencias, lo que significa que usted se puede conseguir a bordo con un alijo de novelas, revistas y películas para su disfrute.
  • No se permiten ancianos. Disculpe, pero debe tener menos de 80 años para embarcarse en este viaje.
  • Si le preocupan los mareos, planifique por adelantado y lleve los medicamentos adecuados. Las condiciones climatológicas difíciles son solo parte de la experiencia y algunas veces son lo suficientemente malas para ver cómo vuelan las mesas.

Por último, el mensaje es este: si usted es aventurero, relajado y flexible, y es capaz de tener su propia diversión, los cruceros en buques cargueros son el viaje ideal para usted. Puede evitar las grandes multitudes y los innecesarios adornos turísticos, y tener recuerdos que seguramente le durarán de por vida.

 

 

 

 

 

 

 

 

Llya Campos

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *