Lo que los Importadores Deben Saber: Los aranceles y las importaciones de última hora

Vivian LlambesEmbarques desde China, General, Noticias de la industriaLeave a Comment

El aumento de los aranceles del 10% al 25% actualmente esta paralizado, pero todavía hay pocas señales de una disminución general de la guerra comercial entre China y los Estados Unidos. Como resultado, hay una avalancha de importaciones estadounidenses de China de último minuto en un intento desesperado por evitar los nuevos costos que entrarán en vigencia en Enero.

A diferencia de los cambios en el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, existen pocas vías para que Estados Unidos logre las concesiones que tanto desean. A medida que continúe la frustración entre los EE. UU. Y China, junto con el robo de tecnología de las empresas estatales, ambas partes resultarán perjudicadas, pero especialmente los importadores.

 Qué dicen los expertos

Todos los expertos coinciden en que no habrá algún tipo de gran resolucion final, donde se eliminen los impuestos adicionales y todo vuelva a ser como antes. En este momento, los problemas importantes no van a cambiar, incluso si se implementan medidas temporales. Actualmente, la implementación de otro aumento de los aranceles esta en pausa, pero eso por sí solo no va a resolver la guerra comercial.

Los minoristas y otras empresas todavía están luchando para averiguar cuánto de este aumento en el costo pueden poner a sus clientes. Tienen que ver cómo su competencia está obteniendo productos para determinar cuánto cambiarán los precios sus competidores. Este tipo de medición significa que los precios de los artículos vendidos en el año 2019 no necesariamente pueden incrementarse, por lo que el principal punto de impacto será el 2020.

Otros expertos indican que existe una gran interrogante de lo que pudiese suceder en esta guerra comercial a largo plazo. Incertidumbre que es causante de que muchas empresas y consumidores se preocupen acerca de si los productos serán sustancialmente más caros y cuántos clientes se perderán como resultado. El acuerdo entre los expertos en este momento es que probablemente no serán un gran cambio en el abastecimiento de China a otras áreas del sudeste asiático en los próximos dos años.

Los remitentes señalan que tomará al menos dos años cambiar la producción a dos sitios diferentes que están cerca. Esto significa que los operadores no pueden cambiar su capacidad solo el año que viene de China a países vecinos como Bangladesh o Vietnam y, obviamente, la marca de dos años a partir de ahora, 2020, es la principal fuente de aprehensión de clientes y empresas.

Costos más altos para los embarcadores

Dado que las empresas no pueden trasladarse allí de manera inmediata, la falta de cambios drásticos en el futuro inmediato significa que los remitentes se verán obligados a pasar los mayores costos a sus clientes. A medida que los bienes y la gasolina comiencen a aumentar los costos, los remitentes no tendrán más remedio que obligar a los consumidores a pagar ese costo, momento en el que la confianza del consumidor podría comenzar a disminuir, y en consecuencia la desaceleración del comercio. Tal como está ahora, los operadores pueden disfrutar del poder de los precios al contado para estos últimos días del año y eso es lo que ha contribuido a una enorme cantidad de volumen en los últimos meses.

Pero no hay duda de que 2019 es realmente el punto de no retorno después del cual las personas no podrán aprovechar sabiendo de antemano qué costos van a caer sobre sus hombros. Por ahora, las importaciones han aumentado aproximadamente un 4,5% a partir de 2017. Los operadores están logrando reabastecerse antes de las celebraciones del Año Nuevo Lunar para intentar superar las negociaciones del contrato que podrían resultar en mayores costos para los remitentes. Parece que en cualquier punto dado los remitentes deben estar atentos a un aumento en los costos y, posteriormente, cambiar la forma en que cobran a los clientes.

Lo que esperan los minoristas

Los minoristas están lidiando con la pérdida potencial de confianza en los mercados minoristas. Tal como está, aquellos que son conscientes del momento y la severidad de los cambios entre las reglas comerciales se están aprovechando de eso, están intentando aumentar la cantidad de volumen ordenado, tratando de obtener todo lo que puedan antes de que se acerque la fecha límite.

Los minoristas también están tratando de hacer concesiones por lo que tendrán que cobrar a sus clientes y qué impacto podría tener a largo plazo. Más concretamente, los minoristas deben preocuparse por la sostenibilidad a largo plazo. En ciertas situaciones, el aumento en los costos simplemente podría no ser algo que se pueda pasar a los clientes.

Cómo afecta esto a los cargadores

Hasta ahora, los operadores y los socios de la alianza han podido satisfacer la demanda de los minoristas que intentan obtener todo lo que puedan antes de la fecha límite del 2020. Pero los remitentes han enfrentado restricciones en el número de cargadores adicionales que pueden desplegar. Las restricciones de capacidad se deben a un error de cálculo del impacto inicial que tendrían los mayores costos de combustible combinados con los mayores impuestos.

En el tercer trimestre del presente año ha habido dos veces más viajes en blanco que en el mismo período de 2017. A medida que se producen estos cambios, la frustración de los consignadores aumenta ya que la carga contratada ha sido restrasada, se ha dañado o ha sido forzado a navegaciones tardías debido a la alta demanda y reservaciones. Esto significa que los remitentes han tenido que renegociar para las franjas horarias a medida que se expandía la temporada alta y los minoristas sufrían por la extensión.

A partir de ahora, la capacidad de los transportistas para discernir cuándo escaseará su volumen comienza a manifestarse como un desafío serio. Sin duda, con 2019 como punto de no retorno, habrá una gran fluctuación que seguirá en el transcurso de los próximos dos años a medida que continúen las negociaciones con China y los Estados Unidos.

Vivian Llambes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *