La rápida reactivación añade nuevas dificultades a las cadenas de suministro de alimentos

Ricardo AlvarezAlmacenaje, General, Manufactura, Transporte TerrestreLeave a Comment

Distribución de naranjas y alimentos, frutas tropicales de Tailandia. Camión cargado con contenedores reefer controlados por modo ventilador para ser enviados al mercado.

Tras la reactivación gradual de la economía después de la pandemia de COVID-19, los estadounidenses pueden dirigirse a varios centros de hostelería, como bares, restaurantes y cafés. La tensión en la cadena de suministro es notable, sobre todo teniendo en cuenta el largo parón que ha hecho que muchos proveedores se replanteen su papel en el sector. Jennifer Smith, de WSJ Logistics Reports, ha escrito sobre los retos a los que se enfrentan los distribuidores y proveedores al intentar reactivar sus negocios. Este artículo examina los efectos del proceso de reapertura en los restaurantes y en la cadena de suministro de alimentos en general. 

Dificultades para restablecer las cadenas de suministro

La Asociación Internacional de Distribuidores de Servicios de Alimentación ha sugerido que el restablecimiento de las cadenas de suministro tras un cierre está resultando un reto. Mark Allen, de la asociación, lo denomina «efecto látigo», ya que muchos proveedores deben abastecer a muchos puntos de venta que intentan tratar con muchas empresas al mismo tiempo. Además, hay cambios significativos en los precios de los ingredientes básicos que complican la gestión de los costes. La disponibilidad errática de los suministros esenciales no ayuda. 

Los hoteles y restaurantes tienen que hacer frente a los elevados precios de los remolques refrigerados, que son difíciles de reservar. Un mercado al contado de productos esenciales ha aumentado la competencia por los suministros. La escasez de mano de obra agrícola, el estancamiento de los sistemas de procesamiento, la falta de fiabilidad del transporte y una nueva y complicada red de logística están provocando cuellos de botella. Los cambios inesperados y trascendentales de la demanda aumentan la sensación de crisis. 

Las mismas políticas que se diseñaron para detener la propagación del virus COVID-19 están dificultando la reapertura de las empresas ahora que la amenaza inmediata ha disminuido un poco. A pesar de la considerable tensión que la pandemia supuso para la economía, los negocios de suministro de alimentos han resistido. Esto puede deberse a la necesidad, ya que la gente tenía que comer incluso durante el cierre. En cambio, muchos establecimientos de hostelería se decantaron por los pedidos en línea y la entrega por medios tecnológicos. 

En un momento en el que se están acostumbrando a esa modalidad, vuelven las antiguas transacciones cara a cara. No es prudente que una empresa se niegue a adaptarse a la nueva realidad. De lo contrario, los competidores estarán dispuestos a quitarles clientes. La solución es recalibrar las cadenas de suministro para que puedan hacer frente a la demanda. A medida que se disipa el destructivo comportamiento de acaparamiento visto al principio de la pandemia, las estanterías vuelven a llenarse. 

La pandemia nos mostró que una perspectiva internacionalista era esencial para que los alimentos pudieran llegar rápidamente a las personas que los necesitaban. Los que adoptaron un enfoque internacional pudieron garantizar la alimentación de sus poblaciones a un coste razonable. La seguridad alimentaria está en peligro cuando las cadenas de suministro son imprevisibles, desorganizadas y cerradas en algunas partes. El acceso es tan importante como el suministro cuando se trata de cuestiones de seguridad alimentaria. Un gran reto han sido las interrupciones estructurales en el sector del transporte. 

La industria del transporte está en crisis

El COVID-19 ha puesto a prueba a la industria del transporte hasta sus límites absolutos. Como punto de partida, muchos trabajadores que operan en el transporte están alejados del trabajo o tienen miedo de volver. Al mismo tiempo, se ha exigido a la industria del transporte que garantice que los equipos de protección y los suministros médicos lleguen a las partes del mundo donde se necesitan. Esto dejó poco espacio para que la cadena de suministro de alimentos se renovara. De hecho, parece que algunas redes de suministro están tan centradas en los productos COVID-19 que están ignorando el suministro de alimentos como una mercancía importante. 

Además, ha habido algunos desastres inesperados que han afectado a la industria del transporte. Por ejemplo, unos piratas informáticos violaron una ruta de suministro de petróleo en EE.UU. y cerraron todo un contingente de gasolineras durante un tiempo. En otro lugar, la Canadian National Railway está inmersa en una desafiante lucha por el control de los servicios ferroviarios de mercancías en Norteamérica. Estos incidentes son propensos a poner más presión en un sistema de transporte que debe estar en excelentes condiciones para satisfacer las demandas de los consumidores.

Aunque el COVID-19 afectó principalmente a los viajes aéreos de personas, también hubo algunas perturbaciones en el transporte de mercancías. Algunos países bloquearon todos los viajes excepto los de los buques de carga. El problema es que cuando estos buques de carga llegaron, hubo un retraso en las pruebas de los conductores y en la obtención de personal para procesar las mercancías. La pérdida de comercio fue significativa. Los alimentos perecederos se volvieron bastante vulnerables en tales circunstancias. 

Nuevas estrategias de la cadena de suministro

Dado el carácter esencial de los suministros alimentarios, quienes se dedican a esta industria no tienen más remedio que idear nuevas estrategias para la cadena de suministro que se adapten a las nuevas circunstancias. Suzanne Rajczi, de Ginsberg’s Foods, ha planteado la estrategia de aumentar las compras en el inventario de gran volumen para satisfacer la demanda prevista. El reto es entonces tener que lidiar con los fabricantes y agricultores que no pueden satisfacer la mayor demanda de sus productos. 

Centrarse en los llamados «productos de alta demanda» tiene sus riesgos. Por ejemplo, la demanda de desinfectantes de manos aumentó rápidamente durante el cierre porque son un factor importante para prevenir la transmisión del virus COVID-19. Sin embargo, el exceso de entusiasmo por este producto potencialmente lucrativo ha provocado una sobreproducción y un exceso de oferta. Actualmente, los minoristas están rebajando los precios del desinfectante de manos e incluso regalando algunos como parte de una campaña de marketing más amplia. Se trata de una desagradable lección para aquellos que pretenden sumarse al carro con la esperanza de ganar dinero rápido. 

Implicaciones para la industria logística

La logística debe funcionar de forma cooperativa para superar los problemas simultáneos de la alta demanda, la interrupción de las redes de transporte y la incertidumbre. Todas las empresas de la cadena de suministro deben compartir información y conocimientos para conseguir que las mercancías esenciales se muevan. Es probable que las empresas presten más atención a los gastos relacionados con la logística como medio de obtener una buena relación calidad-precio. Esto abre nuevas oportunidades para que las empresas de logística aprovechen su experiencia y se posicionen como la solución a los problemas que afronta la economía. 

La tecnología será una herramienta clave para gestionar una compleja red de transporte que se enfrenta a una mayor demanda y a problemas estructurales. Por ejemplo, las empresas deben ser capaces de encontrar rápidamente rutas alternativas en caso de que haya un problema con su ruta actual. La tecnología les proporcionará la información que necesitan para negociar más descuentos y coordinar su cadena de suministro. Esto es particularmente esencial en el suministro de alimentos, donde los productos en cuestión son altamente perecederos. 

Conclusiones

La apertura de la cadena de suministro de alimentos es una buena noticia. Sin embargo, los desafíos preexistentes (y a veces exacerbados) en esa cadena de suministro están creando presiones adicionales. Además, la red de transporte se ha visto desbordada por la demanda, pero el sector debe hacer frente a cuellos de botella fortuitos. Muchas empresas se encuentran en modo de recuperación y aún no han abordado plenamente las necesidades de un entorno posterior a la crisis de la COVID-19. La cadena de suministro de alimentos es especialmente vulnerable debido al carácter perecedero de sus productos. Sólo mediante operaciones cooperativas podrán las empresas superar estos cuellos de botella. La tecnología y las empresas de logística bien establecidas también desempeñarán un papel en este proceso.

Ricardo Alvarez
Ricardo Alvarez is our Customer Relationship Manager here at ShipLilly. He writes and shares his wisdom on everything you need to know about the best practices in logistics.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *