Evaluando Posibles Cambios en las Relaciones Estados Unidos – China con la Administración de Biden

LILLY + AssociatesEnvíos de China, General, Noticias de la industriaLeave a Comment

Durante el gobierno de Trump, las relaciones entre Estados Unidos y China estuvieron marcadas por agresiones mutuas, sanciones comerciales y tension general. Para aliviar el panorama, se acordó un convenio de primera fase para establecer los parámetros de las relaciones comerciales futuras entre dos de las economías más grandes del mundo.

Se prevé que el enfoque más internacionalista que ha adoptado la Administración Biden conducirá a una reevaluación de los acuerdos comerciales existentes entre China y EE. UU. Esto es a pesar de que los sentimientos anti-China parecen ser un argumento político ganador en los Estados Unidos, ya que hay una parte considerable de la población que está de acuerdo con ellos.

Otra dinámica importante en juego es el hecho de que la administración Biden está buscando nuevas alianzas comerciales en todo el mundo y renovando las que habían sido afectadas por la política de «Estados Unidos primero» de Donald Trump. En el centro del desafío está la creación de un nuevo acuerdo comercial o acuerdo que se base en el primero. Esta segunda fase también debe evitar algunos de los problemas que se encontraron en la primera fase.

Acuerdo comercial de la segunda fase

Hay dudas sobre si la segunda Fase de los acuerdos comerciales con China se materializará bajo la Administración Biden. Además, algunos expertos están explorando la verdadera naturaleza de los eventuales acuerdos que se negociarán para la segunda fase. Otros ni siquiera están seguros de que habrá una Fase Dos, dadas las tensiones en curso entre Estados Unidos y China.

El hecho de que se trate de una nueva administración con una postura política decididamente diferente también plantea la posibilidad de cambiar toda la premisa de las relaciones comerciales entre Estados Unidos y China. Lo que está en juego no podría ser más alto, sobre todo porque la economía china de 14 billones de dólares es un actor importante en el escenario mundial. Al diseñar un acuerdo de fase uno, la administración Trump dejó implícitamente la puerta abierta a nuevas negociaciones y enmiendas.

Quizás uno de los mayores desafíos para alcanzar los objetivos de la Fase Uno fueron los múltiples objetivos numéricos que se distribuyeron en una diversidad de sectores. Además, el acuerdo no era muy claro sobre los plazos para su finalización y las consecuencias de no lograrlos. Es por eso que algunos expertos ya están prediciendo que no es probable que se logre el cumplimiento deseado en el corto plazo.

El panorama se ha complicado aún más por la pandemia mundial de COVID19, que afectó gravemente la eficiencia operativa de las rutas marítimas internacionales. Al mismo tiempo, la pandemia brindó oportunidades para el crecimiento de las compras en línea, lo que requiere una mayor inversión en modalidades de envío en todos los ámbitos. Además, la economía estadounidense se contrajo debido al cierre y las medidas de distanciamiento social. La implicación es que China es hoy incluso más importante para la economía global de lo que era antes de la pandemia.

El presidente Biden ya firmó una serie de órdenes ejecutivas que están diseñadas para deshacer muchas de las orientaciones políticas de la administración anterior. Es por eso que muchos predicen que la Fase Dos, si llega, no será una mera réplica de la Fase Uno. De hecho, podría ser una premisa completamente nueva bajo la cual se llevará a cabo el comercio entre Estados Unidos y China.

Las políticas industriales de Estados Unidos y China seguirán desempeñando un papel importante en sus relaciones. Aparte del escenario internacional, ciertos problemas domésticos impactarán directa o indirectamente cómo y cuándo negocian Estados Unidos y China. Ciertamente, la política interna tiene un papel que desempeñar en los asuntos internacionales.

Los problemas internos de EE. UU. Y China

Las preocupaciones y prioridades internas de EE. UU. Y China divergen de manera importante. Por ejemplo, Estados Unidos está preocupado por la salud de sus industrias agrícolas que han sufrido enormemente bajo el boicot a la soja de China. La Fase Uno de la relación comercial sí hablaba del sector agrícola. Sin embargo, algunos problemas no se resolvieron completa o satisfactoriamente en ese momento.

China se enfrenta a una población en crecimiento que requiere trabajo y servicios sociales. Sin embargo, el país también se enfrenta a un cambio demográfico que surge en parte de la política del hijo único. Eso significa que, a largo plazo, China puede tener algunos requisitos laborales que no se cumplen por completo.

Además, existe un alto nivel de desigualdad social y de ingresos en China. Al gobierno le preocupa que los intentos de redistribución de la riqueza puedan generar volatilidad política. Además, también existe preocupación por los altos niveles de endeudamiento. La deuda que otros países tienen con China depende en gran medida del valor de la moneda estadounidense. Si Estados Unidos decidiera hacerlo, podría devaluar por completo la deuda que tienen otras naciones con China.

Es por eso que el tema de la manipulación de divisas es tan intrigante para los expertos en comercio y comercio internacional. Si bien Estados Unidos tiene el potencial de cambiar la economía global cambiando el valor del dólar, acusa a China de ser un manipulador de divisas con el propósito de obtener una ventaja competitiva en el comercio internacional.

La Administración Biden también ha priorizado el tema de los derechos humanos. Sin embargo, China tiene un historial notoriamente pobre en sus acuerdos de derechos humanos y los de los países a los que apoya. Eso significa que potencialmente podría haber un choque de valores y prácticas.

Si bien China se ha expresado recientemente más sobre la amenaza que representa el cambio climático, no siempre ha tenido un buen historial en cuestiones ambientales. De hecho, incluso Estados Unidos se ha enfrentado recientemente a críticas en este frente cuando el presidente Trump se retiró del Acuerdo de París sobre los objetivos del cambio climático. El presidente Biden ahora se ha reincorporado al pacto, una medida que ha sido bien recibida por muchos países de todo el mundo, incluida China.

Cooperación entre las naciones

A pesar de todas las diferencias y prioridades, algunas áreas están maduras para la cooperación multilateral tanto en Estados Unidos como en China. La nueva Administración Biden ha declarado que adoptará un enfoque mucho más multinacional para las relaciones internacionales en contraposición al enfoque unilateral que fue favorecido por la anterior Administración Trump. China podría convertirse en uno de los principales beneficiarios del cambio en la orientación de las políticas.

Se trata de una cuestión de necesidad y practicidad, sobre todo por los estrechos vínculos comerciales entre Estados Unidos y China. Por ejemplo, China ha superado recientemente a EE. UU. Como el mayor socio comercial de la UE. La Administración Biden no querrá perder el lucrativo mercado de la UE.

Se ha comentado que Estados Unidos también puede implementar un enfoque indirecto hacia la diplomacia. Esto se puede lograr mediante la construcción de alianzas con otros actores poderosos en el escenario global para rmantener a China bajo control. La construcción de alianzas fortalece la posición de los EE. UU. En cualquier negociación y acuerdo comercial. Por supuesto, la administración de Biden también puede estar lidiando con la obstrucción del Congreso por parte del Partido Republicano, ya que busca operar a través de una serie de órdenes ejecutivas.

En conclusión

Sin lugar a dudas, China y EE. UU. Han tenido una relación comercial bastante difícil durante la administración de Trump. La administración Biden ofrece nuevos enfoques que incluyen sanciones más racionalizadas y comercio mutuo. Al mismo tiempo, los expertos reconocen que las demandas competitivas de la agenda nacional aún pueden descarrilar esta nueva era de cooperación entre Estados Unidos y China.

LILLY + Associates on Email
LILLY + Associates

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *