¿Estados Unidos se encamina hacia una recesión del transporte de mercancías?

Victor NunezAéreo, General, Guia de Envíos, Importación, Logística y Envíos, Noticias de la industria, Transporte TerrestreLeave a Comment

Las implicaciones empresariales

La lectura de recientes comentarios de influyentes ejecutivos sugiere que la esperada recesión ha dejado de ser una teoría para convertirse en un temor real. El economista jefe de Moody’s cree que existe un elevado riesgo de que Estados Unidos entre en recesión. Esto se hace eco de los sentimientos expresados por el director general de Deloitte, que recientemente comentó el temor a la estanflación y su impacto en la economía irlandesa. La subida de los precios del gasóleo está dificultando la vida de los consumidores, que también se verán afectados por la inflación. 

Problemas económicos que amenazan la estabilidad económica

Los analistas ya empiezan a especular sobre cómo podría ser una recesión. Países antes impermeables, como Alemania, han empezado a activar sus planes de contingencia para una probable recesión. La confianza de los directores generales más influyentes ha caído a algunos de sus niveles más bajos desde el comienzo de la pandemia de Covid-19 y ahora se sitúa en una categoría negativa por primera vez durante la era de expansión económica. El gobierno estadounidense ha sugerido algunas medidas correctoras que han aumentado la preocupación. 

Las respuestas de la Reserva Federal provocan aún más preocupación

Cuando la Reserva Federal hizo una petición para controlar la inflación, los líderes empresariales empezaron a pensar en la inevitable recesión. La reciente encuesta del Conference Board indicaba que casi el 70% de los CEOs esperaban que la guerra contra la inflación que había sugerido la Fed probablemente desencadenaría una recesión. La encuesta se llevó a cabo entre el 25 de abril y el 9 de mayo con la participación de 133 directores generales. La mayoría de los participantes en la encuesta dirigían empresas públicas.

Quizá haya buenas noticias, ya que sólo el 11% de los directores generales espera tener que enfrentarse a un «aterrizaje forzoso», que se asocia a una recesión profunda. En cambio, la mayoría de los directores generales prevén una recesión corta que podría ser relativamente suave. También es notable que la mayoría de los líderes empresariales no se están preparando necesariamente para una recesión inminente. Sin embargo, la encuesta no especificó una fecha de inicio de la recesión, sino que habló de posibles cambios en los próximos años. 

La inflación dispara la preocupación por el riesgo de recesión

A pesar de algunos focos de optimismo o incluso de autocomplacencia, se observa un gran pesimismo entre los directores generales encuestados por el Conference Board. Se trata de sentimientos sorprendentes si se tiene en cuenta que la recuperación económica tras la pandemia de Covid-19 tiene poco más de 24 meses. De hecho, este pesimismo contradice el importante crecimiento económico de EE.UU. que se produjo en 2021. Dana Peterson es la economista jefe del Conference Board. Durante una entrevista con la CNN, sugirió que las empresas están siendo desafiadas en múltiples frentes, mientras que los directores ejecutivos son cada vez más cautelosos con respecto a una próxima recesión. 

El pesimismo entre los CEOs sigue siendo un hecho a pesar de que muchos indicadores económicos de EE.UU. siguen siendo sólidos. Por ejemplo, las ventas al por menor siguen siendo saludables y creciendo. De hecho, el mercado de trabajo casi ha vuelto a ser lo que era en la época anterior a la crisis del 19. Además, las empresas siguen gastando agresivamente. Todo esto apunta a una economía estadounidense fuerte a pesar de los temores de los directores generales. 

Se avecina un entorno económico difícil

Tener una economía fuerte no significa que las empresas de EE.UU. lo tengan fácil. Por ejemplo, las empresas tienen que hacer frente a la escasez de trabajadores debido al cierre y a la transición hacia el trabajo desde casa o incluso el traslado a otros sectores. Las huelgas de precios son endémicas y perjudican a los estadounidenses de a pie. La crisis político-militar de Ucrania tiene consecuencias sociales y económicas que probablemente supongan un reto para todas las empresas relacionadas con esa cadena de suministro. 

Hay incluso grandes empresas que están luchando con estas realidades. Por ejemplo, las perspectivas de beneficios de Walmart (WMT) se han atenuado debido a los problemas con la cadena de suministro y a la inflación disparada. Esa es una de las razones por las que las acciones de la empresa perdieron un 11% el martes. Es la peor caída en un día de Walmart desde octubre de 1987. 

¿Empeorarán las condiciones con el tiempo?

La encuesta del Conference Board indicaba que 6 de cada 10 directores generales encuestados esperaban que las cosas empeoraran. En este sentido, Walmart no es el único. El 61% de los consejeros delegados de la encuesta señalaron que las condiciones económicas habían empeorado en el último medio año. Esto se compara con el 35% que había informado de un empeoramiento de las condiciones en el primer trimestre de este año. Menos del 15% de los CEOs encuestados informaron de mejoras en las condiciones económicas. 

La elevada inflación ha aumentado el temor a una posible recesión. Incluso la Reserva Federal está luchando por controlar la inflación mediante un aumento gradual de los tipos de interés. Dada la limitada respuesta a los cambios en los tipos de interés, la Fed puede verse obligada a realizar intervenciones más drásticas, como la desaceleración de la economía. El peligro de esta opción es que la economía podría ralentizarse hasta el punto de que la recuperación posterior a la crisis de 19 años termine. 

Algunas recriminaciones sobre las respuestas y las políticas

Ben Bernanke, que fue el decimocuarto presidente de la Fed entre 2006 y 2014, ha criticado al equipo actual por su lentitud en la respuesta a la inflación. Estas críticas son secundadas por Mike Sommers, director general del Instituto Americano del Petróleo. En una entrevista con la CNN, Sommers reiteró que la preocupación por la recesión es real y debe ser tratada con seriedad. Se refirió a los datos históricos que demuestran que las subidas rápidas de los tipos de interés, como la que intenta hacer la Fed, suelen provocar recesiones.

En cierto modo, los resultados del Conference Board muestran que estas críticas reflejan el estado de ánimo pesimista general entre los directores generales. Muchos líderes empresariales han informado de los desafíos económicos, incluyendo la contratación y retención de personal cualificado. No obstante, se espera que el crecimiento salarial siga aumentando si los resultados de la encuesta son realmente indicativos del statu quo macroeconómico. Sin embargo, las previsiones de inversión empresarial han sido rebajadas por los directores generales. 

Respuestas empresariales a los retos

La comunidad empresarial no es pasiva a la hora de afrontar esta amenaza. Muchas empresas prosperan en períodos de alta inflación subiendo los precios y, por tanto, trasladando parte de la carga a sus consumidores. El 54% de las respuestas a la encuesta del Conference Board indicaron que gestionaban los costes de los insumos trasladándolos a sus clientes. También preocupa la posibilidad de una profecía autocumplida si este pesimismo se hace realidad. 

El fuerte impulso del crecimiento en 2021 tras la pandemia del Covid-19 ha inspirado a muchos economistas a mantener la esperanza de que las tasas de crecimiento se mantengan estables. El Conference Board prevé una modesta tasa de crecimiento del 2,25% en 2022. Por supuesto, esta cifra es inferior al 6% de 2021, lo que refleja una vez más el pesimismo general de la clase empresarial. Goldman Sachs rebajó sus previsiones de PIB durante la semana, pero sigue manteniendo una proyección de crecimiento del 2,4% en 2022 y del 1,6% en 2023. 

Escepticismo sobre el pesimismo

El economista jefe de RSM, Joe Brusuelas, ha sugerido que la preocupación por una recesión a corto plazo es exagerada. Sin embargo, admite que el poder de la Reserva Federal para diseñar un aterrizaje suave para todos es limitado. En consecuencia, la Reserva Federal está tratando de mantener una línea fina entre la desaceleración de la inflación y no obstaculizar la recuperación posterior a la crisis de 19 años o incluso dañar la economía real.

No obstante, el pesimismo del Conference Board debe tomarse en serio, ya que las empresas tienden a agazaparse si anticipan una recesión. Una vez que lo hacen, la recesión se produce. En efecto, se está hablando de una recesión. Una vez que el sentimiento es negativo, las empresas empiezan a perder puestos de trabajo y los consumidores se asustan lo suficiente como para provocar una recesión real. El presidente senior de Goldman Sachs, Lloyd Blankfein, se hizo eco de estos sentimientos al sugerir a la CBS durante el fin de semana que la recesión anticipada no es una conclusión inevitable, aunque el riesgo se mantenga. 

Conclusión

Una combinación de crisis mundiales ha hecho que la recuperación posterior a la crisis de 19 años de la que gozaba la economía estadounidense en 2021 se vea ahora rebajada para el futuro próximo. Una encuesta realizada por el Conference Board entre los principales directores ejecutivos indica un sentimiento generalmente negativo. Sin embargo, hay voces que advierten del exceso de pesimismo que podría convertir la recesión prevista en una profecía autocumplida.

Victor Nunez on Linkedin
Victor Nunez

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *